domingo, 26 de febrero de 2017

Cortarle las uñas al nene - en Uno nunca sabe - Wenceslao Vargas Márquez 2011

En España, el autor Andreu Martín tuvo la excesiva gentileza de mencionar mi libro de cuentos Uno nunca sabe (2011), en el suyo, titulado Cómo escribo novela policíaca. Guía del escritor (Barcelona, 2015), en una lista de autores de diversos países que escribimos sobre la violencia (la violencia del Estado, la violencia en el amor). Andreu Martín notó: "La obra (de Wenceslao Vargas Márquez) consta de 46 cuentos breves, donde el autor nos ofrece historias crueles, llenas de desamparo, de violencia física y simbólica". Apelo a la benevolencia del lector:    

Cortarle las uñas al nene.
por Wenceslao Vargas Márquez 

La señorita Romanescu desempeña sus labores primorosamente. No se puede negar.

En  ausencia  de  los  señores   PQ atiende con  mucho  cariño  al  hermoso bebé,  hace la papilla,  plancha los pañales,  prepara las botellas.  A pesar de eso, a veces le desespera el  llanto del  nene.

Hoy,  por ejemplo, él  ha  llorado más que otras veces  y  el llanto imparable le ha causado preocupación. Hoy, también, ella ha sentido un extraño sopor que bien puede ser ocasionado por el calor o por el trabajo de cuidar al nene.

Después del momentáneo mareo que le  ha agobiado los últimos días,  ha  encontrado entre los ropones   y  las piyamas, unas gasas pegajosas y unas tijeras llenas de sangre. Pesadamente lava todas las manchas y se extraña de que el niño llora cada vez más y más hasta casi asfixiarse.

De pronto, alguien llama a la puerta. La señorita Romanescu se asoma por la ventana corriendo un poco la cortina para asegurarse que el visitante no vaya a ser alguien que pretenda hacerle daño al niño. Mira a un señor que se identifica con una credencial  arrugada y borrosa.  Es un vendedor de traje gastado y  ligeramente desaseado. Ella lo hace pasar y él se presenta como el señor Stephen Misklotas, agente de la distribuidora local de la Compañía Würtenberg.

–Hoy le traemos –dijo el señor Misklotas–, un producto ideal para ayudarle en el fatigoso y delicado trabajo que es cortarle las uñas al niño.  Como  lo  puede  ver  usted,   es una especie de guante metálico en el extremo de cuyos dedos hay estas pequeñas navajas con la apariencia de un sacapuntas.  Su modo de operación y una descripción más detallada puede encontrarlos en el instructivo.  Los hay eléctricos  y,   si  desea  uno más económico, disponemos de algunos ejemplares mecánicos.

La señorita Romanescu aceptó, convencida, el guante cortaúñas mientras sentía esa agitación, nuevamente ese mareo fatigoso que  la  transfigura y  que  asusta  al señor Misklotas que se despide asustado, también, por el llanto del nene, quien no ha dejado  de  llorar  en  la habitación  contigua.

Ya a solas, la niñera recuerda las tijeras abandonadas, la sangre, las gasas purulentas, las constantes ausencias del matrimonio PQ.  Por ahora esperaría a que terminara de entrar la noche para  practicar  con  el  guante   eléctrico. Después  de  todo es una buena inversión que agradará  sin  duda a  la  señora PQ y a su esposo cuando regresen dentro de unos días.

Decide deshacerse de las tijeras, de esas tijeras que hacen que se derrame mucha  sangre, que hacen que el  nene  llore  sin cesar todo el  día hasta  casi  asfixiarse,  de  esas  gasas  fétidas con que pretende  inútilmente  limpiar   todo,  limpiar la cuna,   los ropones,  las manos,  el babero,  la boca del nene quien llora hasta ahogarse.

Nada mejor que el guante metálico para olvidarse de sus vértigos momentáneos, para echar al olvido el llanto que se incrementó hace unos minutos y que ahora se apaga lentamente mientras el bebé palidece y se asfixia.

Olvidarse del llanto terrible que se oye cada vez más lejos y que ha hecho tan complicada la tarea –que se le ocurrido hoy–  de  cortarle  los dientes al  nene.


***
Twitter @WenceslaoXalapa

domingo, 5 de febrero de 2017

CESES DOCENTES: ¿UN ACTO VIL? * Wenceslao Vargas Márquez

CESES DOCENTES: ¿UN ACTO VIL?
Wenceslao Vargas Márquez


La reforma educativa (RE) nació del Pacto por México en 2012. En diciembre de ese año se hizo la aprobación política y el 25 de febrero de 2013 se festejó la reforma constitucional. En septiembre de 2013 se publicaron las leyes secundarias. Se cumplió así el protocolo político en diciembre de 2012, el manotazo jurídico del Estado el 26 de febrero de 2013 y un protocolo administrativo en los estados con las armonizaciones; en el otoño de 2013 el magisterio mexicano salió a las calles a protestar. Fue el otoño de las protestas tardías: el proceso de la RE estaba concluido.

Lo único ajeno al magisterio mexicano y a cualquier otro proceso de reforma educativa de este siglo (el XXI) o del siglo anterior (que es el XX, o del siglo XIX, desde Guadalupe Victoria y la primera república federal) radica en el Servicio Profesional Docente (SPD) que retiró al magisterio del benigno paraguas que le significó la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, para trasladarlos colectivamente, en furgones sindicales, al ghetto legislativo de excepción que nació con la reforma al artículo tercero constitucional. El diccionario de la academia dice en su tercera acepción que gueto es una “situación o condición marginal en que vive un pueblo, una clase social o un grupo de personas”. Por eso los críticos sostienen que la RE es sólo administrativa o laboral.

La RE creó la evaluación docente, que nadie en el magisterio rechaza pero sí su diseño actual y sus consecuencias. La RE dice que el proceso llamado “evaluación del desempeño” evalúa el “desempeño” pero no es cierto porque la multicitada evaluación desecha el informe de responsabilidades profesionales (por ocioso) y desecha la observación en el aula (por muy cara). A pesar de que no evalúa el desempeño, la RE mantiene hasta hoy el cese para quien no se evalúe y a quien repruebe tres veces (art. 53). Según el octavo transitorio, se expulsa del salón de clases si el docente ingresó antes de la actual legislación. Lo que hace distintiva a la actual RE mexicana respecto a cualquier otra RE de cualquier otra época es justamente los ceses y las expulsiones docentes (del salón rumbo a áreas administrativas). Expulsiones y ceses comportan su distintivo más notorio. Quitar ceses y expulsiones a la RE es desnudarla por completo de lo que el Pacto por México le puso y dejarla como cualquiera otra de los tiempos pasados.

Calificar a ceses y expulsiones como una vileza es el reconocimiento tardío de que tuvo razón el magisterio que protestó con marchas en el otoño de 2013: Tres años y medio después, el 31 de enero de 2017, el poder legislativo de Veracruz califica a los ceses contemplados en el artículo 53 de la Ley Docente como un acto vil. Ningún partido político ha actuado en serio para modificar la RE. López Obrador ha dicho a veces (exempli gratia, el 14 de julio de 2016) que apoya la RE; a veces dice que la rechaza, y a veces dice que mejor se haga una consulta. Que sí, que no, que quién sabe, siempre dispuesto a consentir las inclinaciones sentimentales del público. A pesar de ello Morena-Veracruz presentó una propuesta de cambio el jueves 26 de enero, comentada en este espacio y en redes sociales desde el domingo 29 y aparecida en la Gaceta Legislativa el martes 31.

Propone Morena-Veracruz eliminar la redacción del art. 53 de la ley docente, esto es decir, quitar los ceses que contempla la RE. Propone Morena-Veracruz derogar el octavo transitorio en su totalidad, esto es decir, quitar la expulsiones docentes de la RE. Quitar el art. 53 y el octavo y modificar el noveno transitorio a la Ley docente es dejarla perfectamente desnuda de su intención original que es castigar. Coincidimos con la propuesta del legislativo veracruzano, pero ese no es el punto.

El punto es que el PRI-Veracruz respalde la iniciativa. ¿No ocurrirá que el presidente Peña (PRI) y el secretario Nuño (PRI) arqueen los ojos cuando se enteren? ¿Hay dos PRI, uno que sostiene la RE tal como nació y otro PRI que pretende modificarla quitándole ceses y expulsiones? En la consideración XVII del dictamen el Legislativo veracruzano consintió en apropiarse del adjetivo que Morena propuso: “XVI. Que, lo más alarmante de la redacción del párrafo cuarto del art. 53 de la Ley General del Servicio Profesional Docente es que motiva el desempleo, al señalar que se darán por terminados los efectos del nombramiento correspondiente sin responsabilidad para la Autoridad.- XVII. Que, finalmente se insiste en la imperiosa necesidad de que el Congreso de la Unión, evalúe la prudencia de dar marcha atrás a este acto vil (sic), con el que “se darán por terminado los efectos del nombramiento correspondiente sin responsabilidad para la Autoridad”.

La Comisión Permanente de Educación y la Legislatura LXIV veracruzana asumen que ceses y expulsiones son un acto vil. En el documento que se remite a los secretarios de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión se repite el adjetivo. Se señala en el cuerpo de la iniciativa al Congreso de la Unión que el cese es una medida “radical”, que provoca “zozobra, incertidumbre y violencia laboral”, que violenta derechos humanos y garantías constitucionales. ¿Qué se traen el PRI más el PRD más el PAN, intentando dinamitar desde Veracruz la joya principal de la corona de las reformas estructurales que firmaron como Pacto por México? ¿O son valores entendidos?

La redacción roza con el texto de la CNTE 22 de fecha 2 de febrero de 2017 donde se rechazan las notificaciones para evaluación de docentes oaxaqueños por parte del IEEPO y donde se critica a la reforma laboral disfrazada de educativa. El reportero Valdivieso del medio Ciudadanía Express dijo en nota del 4 de febrero que “en la primera mesa de negociación a puerta cerrada que se sostuvo con la nueva dirigencia del magisterio democrático, el gobernador Alejandro Murat acordó cancelar las órdenes de aprehensión contra ex líderes Sección 22 de la CNTE así como la participación de  maestros en la evaluación al desempeño docente”. ¿Hacia allá va Veracruz? Ya en noviembre de 2016 hubo un exhorto legislativo veracruzano a la SEV de Osorio para cancelar la evaluación.

¿Todo esto fue suficiente para el legislativo veracruzano como para calificar el 31 de enero a los ceses docentes (núcleo de la reforma) como un acto vil? La columna Bajo Reserva (“que se elabora con aportaciones verificadas”) de El Universal, fechada hace pocas horas, el 4 de febrero, dice que el domingo 5 Amlo firmará acuerdos de unidad con integrantes del PRD, PAN y PRI en Xalapa. Se añade que el tabasqueño busca sumar adeptos para los comicios municipales veracruzanos del 4 de junio. ¿La iniciativa de Morena del 31 de enero para modificar la ley docente con el apoyo del PRI, PAN y PRD, tiene que ver con la visita de Amlo del día 5 de febrero donde el candidato reclutará militantes de esos partidos? ¿La sincronía entre ambos hechos es mera coincidencia? ¿Hay un PRI y un PAN que califican como justa la RE, y otro PRI y otro PAN-PRD que respaldan el adjetivo de Morena y califican al núcleo de la RE como una vileza?

No han dado la información completa. Me lo planteo de nuevo: ¿Qué se traen?
@WenceslaoXalapa

domingo, 29 de enero de 2017

VERACRUZ: MODIFICACIONES A LA REFORMA EDUCATIVA * Wenceslao Vargas Márquez


VERACRUZ: MODIFICACIONES A LA REFORMA EDUCATIVA

Wenceslao Vargas Márquez

La reforma educativa nació del Pacto por México en 2012. En diciembre de 2012 se hizo la aprobación política, y la reforma constitucional se festejó el 25 de febrero de 2013. En septiembre de 2013 se publicaron las leyes secundarias.


Lo único ajeno al magisterio mexicano y a cualquier otro proceso de reforma educativa anterior radica, y sigue radicando, en el Servicio Profesional Docente (SPD) que se implementó. El SPD creó la evaluación docente, que nadie en el magisterio rechaza pero sí su diseño actual (dicen que evalúa el desempeño pero no hay tal) y sobre todo sus consecuencias. El SPD mantiene hasta hoy, en su redacción, el cese a quien no se evalúe, y a quien repruebe tres veces también el cese si es personal nuevo, o la expulsión del salón de clases si es personal ingresado antes de la actual legislación.


Ningún partido político (ni Morena) ha movido el tema en serio ni para modificar legalmente una evaluación del desempeño que lo único que no evalúa es precisamente el desempeño, ni para modificar los ceses por no evaluarse, ceses que firman felices los gobernadores de todos los partidos con dudosísima reputación moral. Ni Morena le ha movido desde que el 14 de julio de 2016 López Obrador dijo a estupefactos tirios y troyanos que apoya la reforma educativa.

Es el caso que hace unos pocos días un diputado por Morena-Veracruz (Escobar) presentó ante el Congreso local un iniciativa al congreso de la Unión para modificar esto que señalamos. Ya hace algún tiempo, en junio y julio de 2016, presentamos en este espacio alguna redacción para modificar estas dos injusticias de la reforma (el modelo de evaluación y los ceses y expulsiones). Los textos donde propusimos las modificaciones se titularon Ley docente y trece palabras, además de Ley docente y catorce palabras. Pueden consultarse en la red con el nombre del autor del presente texto. Ahora Morena presenta la suya.


Morena presentó su propuesta: El art. 53 cuarto párrafo dice actualmente: Artículo 53. En caso de que el personal no alcance un resultado suficiente en la tercera evaluación que se le practique, se darán por terminados los efectos del Nombramiento correspondiente sin responsabilidad para la Autoridad Educativa o el Organismo Descentralizado, según corresponda”.

Propone Morena, con una redacción algo atropellada, que quede como sigue: “53.- Cuando en la evaluación, en caso de que el personal no alcance un resultado suficiente en la tercera evaluación que se le practique será sometidos a programas de formación pedagógica impartidos por instituciones públicas de educación superior, que tengan como objetivo la formación y desarrollo de los profesional de la educación, que atiendan las necesidades de servicios educativos en su región determinada. Concluido el programa de formación pedagógica se sujetará al proceso de evaluación enunciado en este mismo artículo.”


Propone Morena-Veracruz derogar el octavo transitorio en su totalidad. Dice actualmente el octavo transitorio: “Octavo. El personal que a la entrada en vigor de la presente Ley se encuentre en servicio y cuente con Nombramiento Definitivo, con funciones de docencia, de dirección o de supervisión en la Educación Básica o Media Superior impartida por el Estado y sus Organismos Descentralizados, se ajustará a los procesos de evaluación y a los programas de regularización a que se refiere el Título Segundo, Capítulo VIII de esta Ley. El personal que no alcance un resultado suficiente en la tercera evaluación a que se refiere el artículo 53 de la Ley, no será separado de la función pública y será readscrito para continuar en otras tareas dentro de dicho servicio, conforme a lo que determine la Autoridad Educativa o el Organismo Descentralizado correspondiente, o bien, se le ofrecerá incorporarse a los programas de retiro que se autoricen”.


Propone Morena-Veracruz armonizar la redacción del noveno transitorio para que concuerde con el “nuevo” artículo 53: “9. El personal docente será sometido a un programa de formación pedagógica impartido por instituciones públicas de educación del servicio público”. Las transcripciones de la iniciativa la hemos tomado del audio de la sesión legislativa.


Lo más llamativo del caso no es siquiera la iniciativa de Morena que lo único que prueba es que ningún partido y ningún diputado necesita juntar 150 mil firmas ciudadanas para presentar una iniciativa, a como se ha pretendido a lo largo y ancho del país.  Lo más llamativo es que inmediatamente la diputada María Josefina Gamboa (¿PAN?) pidió desde su curul sumarse a la iniciativa de Morena-Veracruz. Todavía más: también desde su curul, micrófono abierto,  Roberto Arenas solicitó, muy seguro, autorización del diputado Escobar para sumarse a la iniciativa de Morena-Veracruz a nombre propio y a nombre de toda la bancada del PRI veracruzano. No creo que Arenas ignore que su partido y el presidente Peña no desean que se le mueva ni una coma a la ley. No creo que ignore el diputado Arenas (PRI) que hacer lo que Morena propone es destroncar desde su raíz la reforma educativa al eliminarse los ceses, lo que puede provocar que el presidente Peña (PRI) arquee las cejas. Una cosa está clara: Arenas no levanta la mano a nombre del PRI sólo por ocurrencia del momento. Pidió sumarse también Ernesto Cuevas (salido de AVE) y Eva Felícitas por toda la fracción legislativa de Morena. ¿Estrategia rumbo al 2017 y 2018? ¿Balconeo para la foto de parte del diputado Escobar? Esto porque sin duda hay diputados federales de Morena que pueden presentar la iniciativa en la Cámara federal de la Ciudad de México. ¿Punta de lanza para revertir la RE en todo el país? ¿Valores entendidos? Me ponen nervioso.

La presidenta de la cámara le preguntó al diputado Escobar si acepta las ofertas de apoyo anotadas y Escobar, de pie, ceremonioso, se complace en contestar que sí, que con mucho gusto, que encantado, but of course. La iniciativa se turna a la Comisión Permanente de Educación y Cultura para que un día de estos se envíe a la cámara federal.

Me pregunto: ¿Qué se traen?

@WenceslaoXalapa